Segundo día en el Albergue "Los Batanes", Rascafría

Ahí vamos con nuestro resumen diario de todas nuestras aventuras. Queremos agradecer todos vuestros comentarios y muestras de cariño, nos dan mucha fuerza para seguir con la misma ilusión y ganas, a pesar de la falta de horas de sueño, pero sus sonrisas y caras lo valen con creces. 

"La noche se pasó muy rápido, y cuando nos quisimos dar cuenta el día nuevo había comenzado, no queríamos levantarnos de la cama, pero no pudimos aguantar las cosquillas que nos esperaban de sorpresa para despertarnos del sueño.
Con los ojos aún casi cerrados, bajamos a desayunar; había de todo: zumo, tostadas, cereales,… lo imprescindible para coger fuerzas y afrontar el día que nos esperaba. Una vez acabados de desayunar, fuimos a arreglar las habitaciones y cogimos la mochila para empezar la primera actividad del día.
Eran las 10, cuando esperábamos en la Sala Azul, para saber qué actividad nos tenían preparada. Nuestra sorpresa fue, que íbamos a conocer los entresijos del Monasterio del Paular, que se construyó en 1390, e íbamos a conocer al Hermano Martín. Cogimos las mochilas y nos pusimos de camino. Al llegar al Monasterio, nos dieron unas fichas para estar atentos y descubrir diferentes secretos que estaban escondidos: dos dragones, una ballena, huesos de cordero,… fue muy divertido investigar.
Después de una hora y media jugando a exploradores, fue momento de volver al albergue en donde pudimos aprender a utilizar las brújulas, e hicimos un juego de búsqueda de tesoros, guiándonos a través de rumbos.
A continuación, llegó la hora de la comida que tanta falta nos hacía, porque no habíamos parado en toda la mañana. El menú fue el siguiente: de primero, lentejas; de segundo, filete de pollo con patatas fritas; y, de postre, un flan. Con las baterías recargadas, disfrutamos de las praderas de alrededor del albergue aprovechando nuestro tiempo libre antes de que llegara la actividad de por la tarde.
A las 15:30h, todos en la Sala Azul, para conocer qué actividad íbamos a hacer. Como vamos a trabajar el “Agua” en nuestra Semana Cultural, nos prepararon una ghymkana con búsqueda de pistas, para conocer más cosas relacionadas con este tema. Fue muy divertida, porque tuvimos que resolver enigmas y realizar diferentes pruebas.
La tarde se pasó volando, llegando otro momento de tiempo libre y la hora de la ducha, justo antes de ir a cenar. En la cena, pudimos degustar una sopa bien calentita, tortilla de patatas con ensalada y una manzana.
El día se apagaba, y daba paso a la noche. Durante las actividades nocturnas, con nuestras linternas inseparables, fuimos a “la caza del gamusino” y a descubrir diferentes sonidos producidos por “reclamos”, que imitan a diferentes animales, escondidos en el bosque.
Por último, nos fuimos a las habitaciones a la lavarnos los dientes, ponernos el pijama y comenzar a descansar, ya que teníamos que coger todas las fuerzas posibles para la senda del próximo día.

Seguimos sumando momentos, risas, emociones, abrazos,… experiencias, que siempre irán con nosotros y jamás olvidaremos."

Para que os hagáis una idea, os dejamos estas fotos, aunque es mejor vivirlo. 

















Esta última foto es para que veáis cómo hacemos este blog diario de nuestro viaje de fin de curso. 

Carlos Chamorro

Profesor del ciclo 2

3 comentarios:

  1. Que envidia me dais¡¡ Que bien se lo están pasando y que morenitos vais a venir¡¡ Muchas gracias a los profes por cuidarlos tan bien¡¡¡

    ResponderEliminar
  2. Vamos vamos.....que experiencia tan chula.....Aprovechadla y Disfrutad mucho!

    ResponderEliminar
  3. Jolín que envidia nos dais!! Seguir disfrutando de esos momentos, sumar emociones, risas, abrazos....todo esto permanecerá en vuestros recuerdos para siempre!! Gracias profes por hacer posible todo esto y por cuidar de nuestros hij@s tan bien como lo estáis haciendo. Un abrazo y un beso enorme para tod@s

    ResponderEliminar